territorios

2008

01.JPG
01.JPG

sin título óleo sobre tela 150 x 150 cm

press to zoom
02.jpg
02.jpg

sin título óleo sobre tela 150 x 150 cm

press to zoom
sala03.jpg
sala03.jpg

press to zoom
01.JPG
01.JPG

sin título óleo sobre tela 150 x 150 cm

press to zoom
1/9

acercamiento y distancia

 
Alberto Villar Campos

Alejada –aunque sólo en parte– de la aguda indagación simbólica del acto de comer, Ivana Ferrer propone en territorios una aproximación distinta a su obra a partir del proceso mismo de la creación artística.

 

Una primera cualidad de la muestra la tiene la propia acción de quien recorre la sala. ¿Qué distancia se necesita para distinguir los elementos que la artista ha querido representar en sus obras?, será la primera pregunta que se haga el espectador. Antes que una razón física, los límites en territorios nacen de las tonalidades –comprensibles, de por sí– que se aprecian en los cuadros, pero también –y sobre todo– de las formas que, desde lejos y de cerca, intuimos, y que aquí, a su vez, actúan como metáfora y consecuencia. Esta idea se torna aún más clara y sugerente en la serie de cuadros de superficies negras, donde a través de las líneas la artista define el espacio –o la cartografía, o el territorio– en el que materializará su propuesta.

 

El anterior párrafo intenta explicar la segunda –y tal vez más importante– cualidad de territorios: El proceso. A diferencia de sus anteriores muestras, Ivana ha decidido desarrollar una propuesta a partir de fragmentos –¿no sería mejor llamarlos ingredientes?– de imágenes de alimentos, elaborando conceptos que hablan de una intromisión “concertada” en su trabajo. Todo lo que hay en las obras son, pues, lo que ella quiere decirnos en detalle: Que nos acerquemos a sus cuadros con la libertad que, para nuestra suerte, nos otorga el arte; a través de la simpleza de unos lienzos expuestos bajo una luz artificial y despoblados de complejos atavíos e innecesarias paradojas. Todo lo que hay es, entonces, la propuesta de una artista que ha querido revelar cómo una idea puede abrirse paso entre miles de interrogantes. Cómo el laberinto en la mente de un creador puede trazarse de forma tan coherente para el resto. Para nosotros, que no participamos en todo lo que eso conlleva. Pero que estamos aquí, ahora…